¿Los ácidos grasos Omega-3 reducen el riesgo cardiovascular?

Un estudio científico confirma que los ácidos grasos Omega-3 reducen el riesgo cardiovascular

Recientemente se ha demostrado que los ácidos Omega-3 son claves para la prevención de problemas cardiovasculares. Alimentos como pescado, nueces o aceite de cáñamo son una buena fuente de este tipo de ácidos grasos esenciales. 

 

Un estudio conjunto del Instituto de investigación Germans Trias i Pujol y el Instituto de Investigaciones Médicas del Hospital del Mar, constata que los ácidos Omega-3 son efectivamente beneficiosos para la prevención de problemas cardiovasculares.

Durante la investigación se recogieron datos de 950 pacientes, con una media de edad de 61 años, sometidos a intervenciones cardiovasculares. En primer lugar, los investigadores tomaron muestra de los niveles de Omega-3 que tenía cada paciente en el momento del ingreso en el hospital. Una vez que los pacientes recibieron el alta, se realizó un seguimiento de sus niveles de estos ácidos en sangre, que se mantuvo durante los 3 años siguientes. 

Conclusiones del estudio

Los investigadores concluyeron que los ácidos Omega-3 mejoran el pronóstico de recuperación del paciente y reducen el riesgo de mortalidad. Además, el informe indica que un consumo sostenido de alimentos ricos en estos ácidos grasos esenciales enriquece las membranas de los cardiomiocitos.

¿Qué alimentos son ricos en Omega-3?

Como ya se sabe, existen alimentos que nos pueden proporcionar los Omega-3 que nuestro cuerpo necesita para regular numerosas funciones del organismo. Entre lo principales alimentos ricos en Omega-3, encontramos los siguientes:

  • Pescado, especialmente pescados grasos de agua fría. Por ejemplo: salmón, caballa, atún, arenques o sardinas. 
  • Nueces y semillas, como las semillas de linaza, de chía o las semillas de cáñamo. 
  • Aceites de plantas, como pueden ser: el aceite de la linaza, aceite de soja, aceite de canola y por supuesto aceite de cáñamo. 
  • Alimentos fortificados, que pueden incluir algunos productores de lácteos, zumos, bebidas de soja o en fórmulas para alimentación infantil.

De todos ellos, destacamos el aceite y extracto de semillas de cáñamo, una de las mayores fuentes de Omega-3 que podemos encontrar de forma natural. Además este aceite vegetal ofrece el equilibrio ideal entre Omega 3 y Omega 6. 

Tanto las semillas como el aceite de cáñamo pueden servir de aderezo en la comida, aportando un extra de Omega 3 para hacer tu dieta más saludable. 


*Más información sobre los ácidos Omega 3: https://ods.od.nih.gov/factsheets/Omega3FattyAcids-DatosEnEspanol/

**Más información sobre el estudio:  Journal of the American College of Cardiology